Nutrición Infantil Deportiva; El deporte tiene numerosos beneficios para la salud, existe una tendencia en alta de gente estudiando nutrición deportiva, para conseguir una nutrición adecuada para los más pequeños y ayuda a lograr un rendimiento óptimo.

La mayor parte de la actividad deportiva llevada a cabo por los niños tiene lugar en el entorno escolar, no incluye actividades de resistencia y a menudo no es muy competitiva.

Las características de la dieta de un niño son similares a las de la población pediátrica general y deben garantizar una cobertura óptima de las necesidades.

Nutrición Infantil Deportiva

Durante la realización de la actividad, se debe asegurar una hidratación adecuada y para ello el agua es la bebida más adecuada en la mayoría de las situaciones, dejando el uso de otros productos reservados para pediatría a situaciones especiales muy específicas.

El uso sistemático de suplementos energéticos, así como de micronutrientes, no está generalmente justificado.

El pediatra debe conocer y controlar el estado nutricional y los hábitos alimentarios del niño atleta, para supervisar y cuidar todos los aspectos de la nutrición deportiva infantil.

Así de esta forma poder vigilar de cerca las situaciones en las que se pretende reducir el peso corporal y evaluar los aspectos psicológicos relacionados con la práctica deportiva de competición.

Nutrición Infantil Deportiva | Todo lo que debes Saber

Principios básicos de la Nutrición Infantil Deportiva

En nuestro modelo de sociedad, el deporte es a menudo la garantía de una actividad física regulada en los niños, que colaborará claramente en la mejora de su salud.

Estudios recientes han demostrado la relación entre la capacidad física y cardiorrespiratoria,  y los factores de riesgo cardiovascular.

Sin embargo, el entorno en el que se mueven los niños en nuestro entorno favorece el sedentarismo y es necesario seducir a los jóvenes para que entiendan el deporte como una inversión en salud a corto, medio y largo plazo.

Tanto el deporte, entendido como parte de la educación en la vida de los niños, como el deporte de competición, necesitan un enfoque basado en una nutricion infantil deportiva adecuada que a menudo se le exige al pediatra.

Las ventajas de la actividad física en la edad pediátrica han sido ampliamente revisadas en un documento reciente de la Asociación Española de Pediatría.

En España, uno de cada tres niños y niñas de entre 6 y 15 años realiza algún tipo de deporte o entrenamiento físico varias veces a la semana.

La Declaración 2009 de las Asociaciones Dietéticas Americanas y Canadienses y del Colegio Americano de Medicina Deportiva establece que la actividad física, el rendimiento atlético y la recuperación mejoran con una nutrición adecuada.

Estas organizaciones recomiendan una selección apropiada de alimentos, líquidos, suplementos nutricionales y el momento de su ingesta, para un rendimiento físico óptimo y una buena salud.

Nutrición Infantil Deportiva | Todo lo que debes Saber

Aspectos fisiológicos

Desde el punto de vista metabólico, las diferencias entre los atletas niños y adultos hacen que el asesoramiento nutricional en ambos casos deba ser diferente.

El niño atleta tiende a utilizar la grasa como fuente de energía en mayor proporción, sus reservas de glucógeno son menores y su capacidad glicolítica es más limitada que en el caso de los adultos.

Dependiendo de varios factores, como el estado nutricional, el grado de entrenamiento, el tipo de fibras musculares predominantes, etc.

Los carbohidratos se utilizan preferentemente en deportes de alta intensidad y corta duración, y los lípidos en deportes de baja intensidad y larga duración.

La fuente inicial de energía es la grasa y, a medida que avanza la actividad, el glucógeno muscular.

Cuando esto se agota y la progresión de baja a alta intensidad continúa, el músculo comienza a usar glucosa del glucógeno hepático como fuente de energía.

Una vez agotada la vía aeróbica, comienza el metabolismo anaeróbico y la producción de ácido láctico, y esto puede ocurrir, dependiendo del grado de entrenamient.

En los llamados deportes de resistencia, cada vez más populares entre los jóvenes, como las maratones, los triatlones y el ciclismo, que utilizan mucho más el metabolismo anaeróbico.

Nutrición Infantil Deportiva | Todo lo que debes Saber

Aspectos nutricionales de la actividad deportiva en pediatría

Los principios de la nutrición infantil deportiva se basan en el supuesto de que las necesidades deben satisfacerse aumentando las cantidades de una dieta equilibrada en un grado razonable y que estas necesidades deben individualizarse

Estas necesidades dependerán del grado y la intensidad de la actividad deportiva, el sexo, el tamaño y la composición del cuerpo y el estado de madurez de la pubertad.

En general, la dieta del niño que practica deporte debe proporcionar energía y nutrientes en cantidad suficiente para reponer y mantener las reservas de glucógeno hepático y muscular, asegurar el crecimiento, mantener una composición corporal adecuada y satisfacer los requisitos de los macro y micronutrientes esenciales.

Dadas las diferentes tasas metabólicas entre la grasa y el tejido muscular, el peso no es la mejor guía para las necesidades nutricionales y la información sobre la composición corporal es la mejor disponible.

En cuanto a la distribución de los macronutrientes, parece aconsejable mantener proporciones no muy alejadas de las de la población pediátrica y adolescente en general.

Al menos el 50% de las calorías de los hidratos de carbono, sobre el 15% de las proteínas y un 35% de los lípidos aproximadamente.

Nutrición Infantil Deportiva | Todo lo que debes Saber

Carbohidratos

Por lo menos la mitad de las calorías que consumen los niños que son físicamente activos deben provenir de los carbohidratos y deben consumirse durante todo el día.

El consumo adecuado de carbohidratos es especialmente importante el día de la competición, en el que se deben asegurar las reservas de glucógeno muscular en las horas previas.

Durante el ejercicio, especialmente si la actividad dura más de una hora, también es importante mantener una ingesta que garantice la resistencia.

Una vez terminado, el atleta debe tomar una comida para evitar el catabolismo muscular posterior al ejercicio.

Nutrición Infantil Deportiva | Todo lo que debes Saber

Proteínas

Las recomendaciones de ingesta de proteínas (RDA) son de 0,90 g/kg durante 4-13 años y de 0,80 g/kg durante 14-18 años.

En el caso de los adolescentes que practican deporte, se estima que estas necesidades son mayores, como en el caso de los adultos, probablemente relacionadas con una mayor tasa de intercambio de proteínas y el posible uso de algunos aminoácidos como fuente de energía.

Aunque la ingesta media de proteínas en nuestro entorno es elevada en sí misma e incluso puede cubrir las necesidades en este tipo de situaciones, es necesario conocer, a través de una encuesta nutricional, la ingesta calórica y proteica de los deportistas para ajustarla en caso necesario.

Nutrición Infantil Deportiva | Todo lo que debes Saber

Vitaminas y minerales

Las recomendaciones para la ingesta de hierro son las mismas en la población deportiva que en la población general, pero como una de las manifestaciones de la deficiencia de hierro es la disminución de la tolerancia al ejercicio

Los niños atletas son un grupo de interés especial.

Aunque ciertas actividades deportivas pueden aumentar discretamente las pérdidas de hierro, éstas se compensan con una mayor capacidad de absorción intestinal.

Si encontramos ferropenia en un adolescente o niño que practica deporte, el origen fundamental será nutricional y será necesario hacer recomendaciones generales para la ingesta de alimentos ricos en hierro y realizar tratamientos farmacológicos sólo en los casos necesarios.

No se recomienda la administración de suplementos medicinales por sistema en niños deportistas.

Durante la adolescencia, las necesidades de calcio aumentan y se alcanza aproximadamente el 50% del pico de acumulación ósea de este mineral.

Las necesidades de calcio de los deportistas no son mayores que las de la población en general, pero el mayor estrés mecánico aplicado a su sistema óseo puede aumentar su acumulación de calcio, siempre que exista una ingesta adecuada de calorías, proteínas, calcio y vitamina D.

Es necesario asegurar estas aportaciones para que la adaptación sea óptima y no aumente el riesgo de lesiones por estrés.

Existe un grupo de deportistas de especial riesgo, constituido por los adolescentes cuya ingesta calórica es baja con el objetivo de limitar su peso, por lo que tienen baja producción de estrógeno y como resultado final puede haber una menor formación osea.

A pesar del uso generalizado de multivitaminas por parte de los atletas de competición en relación con la capacidad antioxidante de ciertas vitaminas (A, C y E), actualmente no existen pruebas para recomendar su suplemento en el niño atleta.

En cuanto a las vitaminas B, al ser cofactores enzimáticos en diversos procesos metabólicos, parece que se puede recomendar el doble de la ingesta normal en adultos, aunque no existen datos aplicables en niños y adolescentes.

Con frecuencia, cuando la ingesta total de vitaminas B está relacionada con la ingesta total de calorías, será suficiente para garantizar que no hay restricción calórica en la dieta del deportista.

Nutrición Infantil Deportiva | Todo lo que debes Saber

Hidratación. Consumo de bebidas para la Nutrición Infantil Deportiva

Los niños presentan, respecto a los adultos, una serie de características que los hacen más vulnerables a la deshidratación y al daño por calor.

En los jóvenes se genera una mayor producción de calor en proporción a su masa corporal, menor gasto cardíaco, mayor pérdida de líquidos en igualdad de condiciones ambientales.

Un mayor umbral para comenzar a sudar, mayor capacidad de absorción de calor cuando la temperatura ambiental supera la temperatura corporal, menor capacidad de termorregulación y aclimatación, y una sensación de sed inadecuada al grado de deshidratación.

Por otro lado, al tener una menor tasa de sudoración y una menor concentración de sodio en el sudor, las pérdidas tanto de sodio como de cloro son proporcionalmente menores que en los adultos.

El rendimiento deportivo es particularmente sensible a la deshidratación, especialmente en el caso de actividades aeróbicas.

Las necesidades de agua del deportista dependen de varios factores como el clima, la intensidad del ejercicio y las características del individuo.

Al igual que con los carbohidratos, es aconsejable prehidratarse antes de hacer ejercicio y mantener una ingesta durante el ejercicio que asegure una hidratación óptima.

Pesar al niño antes y después del ejercicio es de gran ayuda para estimar los requerimientos y ajustar las contribuciones previas para evitar la deshidratación.

Si se producen pérdidas superiores a las esperadas, es aconsejable sustituir el 100% en el caso de atletas de menos de 40 kg.

Este reemplazo será mayor en el caso de pesos más altos, hasta llegar a las recomendaciones del atleta adulto (reemplazo del 150% de las pérdidas).

Las llamadas “bebidas para deportistas ” contienen hidratos de carbono, minerales, electrolitos y aromas, y están destinadas principalmente a sustituir las pérdidas de sudor de agua y electrolitos, por lo que pueden estar indicadas en algunas situaciones.

No deben confundirse con las llamadas “bebidas energéticas”, que contienen sustancias que actúan como estimulantes no nutricionales como la cafeína, la taurina, el ginseng, la L-carnitina, la creatina, etc., con el fin de aumentar el rendimiento de fuerza.

No se recomienda su consumo en la población infantil-juvenil.

La ingesta de estos productos debe recomendarse cuidadosamente para evitar una ingesta excesiva de calorías.

En los niños cuya actividad deportiva se reduce al ámbito escolar y no incluye la competición, no parece necesario ni aconsejable sustituir el agua por este tipo de bebida de forma regular o en las comidas principales.

En el caso de un niño atleta que realice un entrenamiento intenso o una actividad de competición, su utilización podrá realizarse en los términos descritos en los apartados anteriores.

Nutrición Infantil Deportiva | Todo lo que debes Saber

Aspectos prácticos de la Nutrición Infantil Deportiva

En general, la nutrición infantil deportiva debe ser una dieta normal, adaptada al consumo extra de energía y con una hidratación adecuada.

Estas recomendaciones, dirigidas a aumentar la reserva de glucógeno, han sido asimiladas por el niño deportista fundamentalmente a partir de observaciones en adultos, y es importante recordar que su eficacia en pediatría no ha sido claramente demostrada.

Dieta durante la actividad

Mantener la hidratación es el objetivo prioritario.

El agua es adecuada tanto para actividades a corto como a largo plazo.

En condiciones especiales, como calor y humedad extremos, en las que puede haber una fuerte sudoración, es aconsejable utilizar bebidas que contengan entre 0,5 y 1 g/l de sodio.

Las bebidas que también contienen carbohidratos de rápida asimilación pueden ser recomendadas en casos específicos de ejercicio muy prolongado, bajas temperaturas, etc..

Con una preparación adecuada, la modificación de ciertos factores (hidratación, vestimenta, etc.) y un seguimiento adecuado, la gran mayoría de los niños y adolescentes pueden participar en deportes al aire libre en una amplia gama de factores ambientales (calor y humedad).

Alimentación después de la actividad

En el caso de la actividad competitiva, la rápida recuperación de las reservas de glucógeno después del entrenamiento o la competición es fundamental para mantener un rendimiento óptimo.

El reabastecimiento debe comenzar lo antes posible, ya que la sensibilidad de las células musculares a la insulina es máxima y la síntesis de glucógeno es óptima.

Este es el momento, pueden ser útiles bebidas específicas, a la vez que contribuyen a la rehidratación.

De 2 a 4 horas después de esta ingesta inmediata, es aconsejable repetir la ingesta, que en los niños en edad escolar suele coincidir con la cena, por lo que debe incluir suficientes carbohidratos en el primer plato y/o guarnición que complementen la ingesta proteica.

Nutrición Infantil Deportiva | Todo lo que debes Saber

Otros suplementos

Cualquier suplemento alimenticio que se decida aplicar en la edad pediátrica debe ser supervisado por el nutricionista y el pediatra en cuanto a sus posibles efectos sobre la salud del niño o adolescente.

La mayoría de las afirmaciones sobre aspectos nutricionales en el deporte no se demuestran en la edad pediátrica, sino que se extrapolan a partir de estudios en adultos y, por ello, es necesario actuar de forma individual y con asesoramiento especializado.

En general, los suplementos proteicos no han mostrado un aumento en el rendimiento de los atletas.

Los beneficios de la suplementación con creatina se han descrito para situaciones especiales, en algún tipo específico de deporte y con un beneficio muy pequeño, lo que reduce su indicación, que en ningún caso incluye a la población infantil.

Aunque se ha informado la suplementación para la actividad deportiva con carnitina y varios aminoácidos como la glutamina, la ramificada y la arginina, no hay pruebas concluyentes de beneficio.

En pediatría no se aconseja su uso, que también podría interferir con la absorción de otros aminoácidos esenciales.

El uso de barras energéticas, con una alta densidad calórica, grandes cantidades de proteínas y vitaminas, no parece aportar ningún beneficio y, en cualquier caso, a veces se han asociado con un aumento de la masa grasa.

Nutrición Infantil Deportiva | Todo lo que debes Saber

Conclusiones

El pediatra, como agente de la salud del niño, debe ejercer una política activa en la promoción de la práctica deportiva y orientar la adquisición de hábitos nutricionales correctos en el niño.

Los niños que practican deporte de forma regular, y especialmente competitiva, necesitan una nutrición deportiva infantil especifica.

Es función del pediatra realizar una vigilancia clínica que incluya aspectos relacionados con la ingesta de nutrientes, la composición corporal, el consumo de suplementos de diferentes tipos o medicamentos.

así como aspectos psicológicos relacionados con la competitividad, el deseo de perder peso, etc.

Calidad Docente

Esperamos que le haya gustado esta publicación “Nutrición Infantil Deportiva”