Beneficios y Propiedades Nutricionales del Jamón Ibérico de Bellota; El jamón ibérico es más que una joya gastronómica. Contiene grandes virtudes directamente relacionadas con la salud. Cualquier experto en nutrición te aconsejaría incluir el jamón ibérico en tu dieta.

Es un excelente antioxidante, debido a su alto contenido en vitamina E, además de ser una gran fuente de proteínas y un extraordinario protector cardiovascular, ya que su grasa es rica en ácidos grasos monoinsaturados y ácido oleico.

Por lo tanto, su consumo lo convierte en una de las mejores formas de protegerse contra las famosas y temidas enfermedades cardiovasculares.

Beneficios y Propiedades Nutricionales del Jamón Ibérico de Bellota

Degustar un buen jamón ibérico no sólo es un placer, sino también una práctica alimenticia beneficiosa para la salud.

El jamón ibérico, la carne de cerdo ibérico en general y el jamón de guijuelo, por la parte que nos toca, de forma especial, está lleno de elementos que lo hacen más que recomendable, como a continuación pasamos a explicar.

Es una carne que aporta pocas calorías, el ibérico tiene sólo 250 calorías por cada 100 gramos, lo que lo convierte en un alimento indispensable en una dieta baja en calorías.

Esto se debe a que su nivel de grasa no es tan alto como en otros cerdos, a lo que hay que añadir que su grasa es beneficiosa, ya que es rica en ácidos grasos monoinsaturados y ácido oleico.

El consumo diario de este producto y durante mucho tiempo no tiene efectos nocivos, desde el punto de vista médico y específicamente en relación con el llamado perfil lipídico, también conocido como perfil de riesgo coronario.

La grasa del jamón ibérico es saludable para el corazón, ya que contiene ácidos grasos insaturados.

Esto, que en otros casos sería una señal de advertencia, en el jamón ibérico no lo es, porque estos ácidos grasos insaturados son del tipo oleico, o lo que es lo mismo, el componente central del aceite de oliva.

¿Y cuál es la explicación? La respuesta está en la comida.

Beneficios y Propiedades Nutricionales del Jamón Ibérico de Bellota

El cerdo Ibérico y el jamón de Bellota

El cerdo ibérico, especialmente el alimentado con bellotas y montanera, tiene características genéticas y un proceso de explotación diferente al de otros cerdos alimentados en corrales de engorde.

Estar en semilibertad, hacer más ejercicio y comer una gran variedad de hierbas y especialmente bellotas de robles o encinas, hace de su carne un alimento saludable para el corazón, rico en estos ácidos grasos esenciales, y con altos niveles de antioxidantes.

Se trata de cerdos rústicos, alimentados desde el destete hasta el inicio del engorde (unos 110 kg) con piensos compuestos y engorde terminado (hasta 160 kg que se sacrifican) en la época de la montanera (de octubre a marzo1) con bellotas.

Tienen una gran capacidad para aprovechar los recursos de la dehesa (régimen extensivo).

Las hembras no suelen ser muy prolíficas durante el parto (un promedio de 4 a 6 lechones por camada). Baja ganancia media diaria y alta capacidad de engorde debido a su precocidad. Alta rusticidad y excelentes andadores.

Son cerdos magníficamente adaptados al ecosistema especial de la dehesa.

El cerdo ibérico se caracteriza por sus capas de color, su hocico alargado, sus orejas en el visor y sus extremidades altas, que lo hacen posible para el pastoreo y lo califican como un excelente andador.

Beneficios y Propiedades Nutricionales del Jamón Ibérico de Bellota
Beneficios y Propiedades Nutricionales del Jamón Ibérico de Bellota

Secado natural clave en la maduración

Una de las claves para obtener un excelente jamón ibérico, además de la materia prima, es que el proceso de curación se realiza en un secadero natural. El sabor del mejor jamón ibérico se consigue mediante un largo y delicado proceso de curación, secado y maduración.

La fase de curación en sal favorece la deshidratación de la pieza de forma natural, aquí comienza a adquirir ese aroma y color tan característicos.

A esta fase le sigue: la fase de lavado manual con agua y cepillos específicos, y la fase de decantación, en la que la sal se equilibra con la pieza.

Tras estos procesos, el jamón es trasladado a otra sala para su fase de secado donde la carne perderá parte de su grasa mientras que la otra parte será distribuida a través de las fibras musculares para obtener ese aroma y sabor especial de los jamones ibéricos.

En un secadero, los niveles de humedad, temperatura y ventilación de los jamones deben ser controlados.

Esto se consigue manualmente abriendo y cerrando las ventanas para que el propio clima influya en el proceso de secado y le dé este carácter al jamón.

En el secadero natural, el jamón es expuesto a corrientes naturales en momentos clave, enfriando las piezas de forma natural. Cerrando las ventanas, es posible mantener las condiciones adecuadas de humedad y temperatura.

Este tipo de secadero consiste en un espacio abierto donde se cuelgan las piezas con suficiente separación entre sí para que el aire circule correctamente y para que las condiciones de humedad y temperatura sean homogéneas.

La ubicación del secadero natural no es arbitraria, deben estar ubicados en regiones con temperaturas medias o bajas y baja humedad relativa.

Beneficios y Propiedades Nutricionales del Jamón Ibérico de Bellota

Valores nutricionales del jamón ibérico de bellota

El jamón ibérico es un producto muy rico en proteínas y aminoácidos esenciales de alta calidad que lo hacen aconsejable para el consumo diario.

Además de ser un alimento irresistible, contiene vitaminas E, B1, B6 y B12 que benefician al sistema nervioso y al funcionamiento del cerebro.

Es antioxidante y rico en minerales como hierro, fósforo, potasio y zinc.

En detalle, por cada 100 gramos de jamón ibérico que su cuerpo recibe:

  • 375 kcal.
  • Proteínas: 43,2 gr.
  • Grasas: 22,4 gr.
  • Sodio: 1110 mg.
  • Potasio: 153 mg.
  • Fósforo: 157.5 mg.
  • Magnesio: 1.57 mg.
  • Calcio: 27.08 mg.
Beneficios y Propiedades Nutricionales del Jamón Ibérico de Bellota

Pautas para comprar jamón ibérico de bellota

  • El jamón ibérico es estrecho, fino, escurrido, estilizado y alargado. Recuerde que la longitud siempre prevalece sobre la anchura.
  • La piel externa del jamón ibérico tiene un corte en “uve”. Si tiene otro corte, puede que no sea ibérico.
  • La parte interna es irregular, amarillenta y con manchas marrones, “fea”, variable según el origen, época de maduración, etc. Son gérmenes necesarios para la estabilidad del jamón. No te asustes por este moho. Un conejo: una vez en casa, limpie progresivamente a medida que lo consume. Cuando tengas que quitarlo, hazlo con un paño previamente engrasado con unas gotas de aceite de girasol o un poco de mantequilla.
  • Presione la grasa con el pulgar, deslícela sobre ella sin ejercer demasiada presión. Si se nota que se ha hundido con relativa facilidad y ha dejado una marca profunda, el jamón tiene sabor a bellota. Esto no sucede con los jamones de cebo. Sus grasas son más duras y el dedo no deja marca.
  • La grasa amarillenta de la corteza ibérica es producto de la oxidación y su mayor o menor intensidad indica el período de maduración. Si esta grasa es blanquecina, el jamón estará demasiado fresco.
  • Entre 6’5 y 8 Kg es el peso normal de los jamones que se comercializan. La calidad no varía según el peso. Los jamones de 7,5 kg son ideales para el consumo doméstico. Y siempre existe la alternativa de la paleta ibérica, tan jugosa como los jamones pero más pequeña.
  • Compruebe el origen de la etiqueta del jamón. Si es un lugar de reconocido prestigio y tradición en la cría de cerdos y en la elaboración de productos ibéricos, mejor.
  • Observe el sello de plástico que se encuentra junto a la pezuña, se coloca en los mataderos y sólo el último consumidor tiene permiso para retirarlo. Podrás distinguir la calidad por el color:
  1. Si la foca es blanca, el jamón es cebo ibérico.
  2. Si la foca es verde, el jamón es de cebo ibérico de campo.
  3. Si el sello es rojo, el jamón es ibérico de bellota.
  4. Si el sello es negro, el jamón es 100% ibérico de bellota. “Máxima calidad”
  • El jamón ibérico de bellota, como producto de alta gama, tiene su precio. Tenga cuidado con las gangas, no preste atención a los jamones que son exageradamente baratos en comparación con los precios normales que usted puede haber podido consultar.
  • Dónde comprar jamón ibérico: Por último, cuando se trata de conseguir algunos de estos productos hoy en día los canales de comercialización son muchos y variados, pero si todavía no se dispone de información exhaustiva sobre el producto, es aconsejable obtener asesoramiento en una tienda especializada.
Calidad Docente

Esperamos que le haya gustado esta publicación “Beneficios y Propiedades Nutricionales del Jamón Ibérico de Bellota”