Loading...
curso-en-pizzas-y-hamburguesas

Vídeo-formación con 15 vídeos y una carga horaria estimada de 200 horas de aprendizaje.

Demanda Laboral 94%
Dificultad 29%
Valorado por empresas 96%
Solicitar Certificado de Seguimiento del Curso

Cerrar

Registre una cuenta
Detalles de la cuenta
*
*
Fuerza de contraseña
Detalles del perfil
Suba una Foto de Perfil

0
Suscriptores

Curso de Pizzas y Hamburguesas

Partiendo de la gastronomía de su cultura, Oriente Medio, India o Roma ya contaban con puestos de venta callejera de comida preparada, donde servían falafel, tortas de aceitunas o pakora (una especie de buñuelos de verduras con harina de garbanzo), por ejemplo.

Pero fue en el siglo XX cuando aparecieron las primeras tiendas de comida para llevar en Berlín o Filadelfia, aunque la primera en hacerse popular bajo el lema “menos trabajo para mamá” fue en Nueva York en 1912, donde la comida se vendía a través de una ventana. Alrededor de 1940, comenzaron a aparecer autoservicios en los que se servía comida sin salir del auto.

Sin embargo, la comida rápida no sólo gira en torno a puestos de la calle, tiendas o restaurantes, sino que también desembarca en los hogares a partir de mediados del siglo XX. Fue en 1954 cuando se popularizó la comida instantánea (o la cena de TV), basada en una preparación culinaria que pronto estaba lista en el horno o en el microondas.

A partir de aquí se amplía el concepto de comida rápida bajo las ventajas que ofrece.

El propio nombre “comida rápida” proviene de la principal ventaja de este concepto gastronómico: el ahorro de tiempo. No sólo ahorra en cocción, como en todo tipo de restaurantes, sino que el producto que ofrece es de rápida preparación, llega a las mesas rápidamente y se puede consumir de forma rápida y sencilla, incluso sin utensilios. Por eso, los productos típicos de comida rápida son las hamburguesas, los perros calientes, los sándwiches, las pizzas, los kebabs, etc.

Por otro lado, la comida rápida es saciante, y se caracteriza por tener precios muy asequibles. Además, por su jugosa textura y sabores, complace a los niños y se convierte en un producto familiar y de ocio para los jóvenes. Si a todo esto le sumamos el hecho de que permite la posibilidad de tomarlo y consumirlo en un lugar a elección del comensal o de llevarlo a su casa, su popularidad aumenta enormemente.

Docentia la Tienda para Estudiantes